lunes, 30 de noviembre de 2009

INTRODUCCION






De la civilización occidental europea, llama mi atención la República francesa, la que a finales del siglo XVIII representó con el movimiento revolucionario de 1789, un conflicto de orígenes político y social, la etapa ejemplar, con que se destituyó al rey Luis XVI de la dinastía Borbón, logrando el triunfo del pueblo por medio de las armas y de la ideología Ilustrada que poseía la burguesía de la época.


Mi propósito después de recordar tan valiente gesta, es hacer notar los símbolos revolucionarios que aparecen en las acciones y perduran hasta la actualidad, como un recuerdo de su pasado glorioso.







La Marsellesa

Allons enfants de la Patrie,
Le jour de gloire est arrivé!
Contre nous de la tyrannie,
L'étendard sanglant est levé,(bis)
Entendez-vous dans les campagnes,
Mugir ces féroces soldats?
Ils viennent jusque dans vos bras,
Égorger nos fils, nos compagnes!

Aux armes, citoyens,
Formez vos bataillons,
Marchons, marchons!
Qu'un sang impur
Abreuve nos sillons!
Aux armes, citoyens,
Formons nos bataillons,
Marchons, marchons!
Qu'un sang impur
Abreuve nos sillons!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Archivo del blog